noticia_3

Comprar para alquilar

Pequeños y medianos inversores optan por esta operación para obtener rentabilidades de bajo riesgo

El Banco de España ha publicado recientemente datos que confirman un aumento de un 8,3% en la rentabilidad obtenida al comprar vivienda para después alquilarla. Este incremento, registrado al cierre de 2015, es superior al que se contabilizó en 2007, año previo a la crisis inmobiliaria.

Se trata de inversiones a largo plazo pero, sin duda, de un riesgo bajo gracias a la gran demanda de alquileres en ciudades clave como Barcelona. El Ayuntamiento de la ciudad situaba a inicios de este año la subida del precio de los alquileres en un 6,6%. Además, los precios medios del metro cuadrado suben y seguirán subiendo. Hace pocas semanas, El País, publicaba que Barcelona “es la capital con los precios de oferta más altos superando los 3.500 euros por metro cuadrado”. Así pues, con precios de compra y alquiler al alza, la rentabilidad del sector residencial en la capital catalana es mayor que en otras ciudades españolas.

De hecho, medios internacionales como The Times, animan a los inversores a comprar propiedades en Barcelona destacando sobre todo la proximidad con la playa, el valor patrimonial de muchos edificios y la competitividad de sus precios –más baratos que en otras ciudades como Londres o París-.

La ciudad catalana se ofrece a los inversores como una opción rentable de negocio que además enamora por su cosmopolitismo, multiculturalidad, dinamismo y calidez.